Archivo mensual: junio 2015

Confesar al Señor dejándose instruir por Dios; consumarse por amor de Cristo y de su evangelio; ser servidores de la unidad. Queridos hermanos en el episcopado, estas son las consignas que los santos apóstoles Pedro y Pablo confían a cada uno de nosotros, para que sean vividas por todo cristiano. Que la santa Madre de Dios nos guíe y acompañe siempre con su intercesión: Reina de los apóstoles, reza por nosotros. Amén. (Papa Francesco 29.06.2013)

Sigue leyendo

¿ Pasado de moda el Sagrado Corazón de Jesús? (…) ¿  Sería “carroza” de pedir al Corazón Sagrado de Jesús tener lástima de nosotros? ¿ De suplicarlo ver su reino llegar, en nuestros corazones, nuestras familias, nuestros países? ¿ Y si era lo contrario? ¿ Si el mensaje dado a Santa Margarita Maria de Alacoque en el siglo XVII en Paray-le-Monial era de una actualidad propria a quemarnos el corazón? ¿ Si exactamente era lo que esperaba nuestra sociedad?

¿ Tendremos la sencillez, como el querido discípulo Juan, de inclinar nuestra cabeza sobre el Corazón de Jesús y de escucharlo latir, hasta que comencemos a sentir la compasión divina? Esto llega en el momento appropriado, el tema de la compasión “habla” a las orejas modernas. (…) ¿ Y si comenzábamos por reponer esta devoción en el Sagrado Corazón de Jesus en nuestras oraciones personales y familiares? (Emmanuel Bourceret – Famille Chrétienne 10.06.14)

Corazones muy misericodiosos de Jesús y de Marie, convierta, vacíe nuestros corazones de su egoísmo y rellénelos de su amor, del amor de Dios, nuestro Padre, y del amor de nuestros hermanos y de nuestras hermanas.

Dénos un corazón manso y humilde semejante a los suyos

Transfórmenos por la imitación de sus virtudes, y establezca su reinado(reino) de la verdad, del amor, de la justicia y de la santidad en todos los corazones.

Reine así en nuestras familias, en la Iglesia, en la sociedad y en todas las naciones.

Qué a la imitación de este inefable unión de sus dos Corazones que, en cierto modo, forman sólo un solo corazón, llegue sobre nuestra tierra la unión de espíritus y de los corazones en la paz, la justicia y la caridad.

Amen.

La  medida del amor de Dios es amar sin medida (…) Cada vez que participamos en la Misa y nos alimentamos con el Cuerpo de Cristo, la presencia de Jesús y del Espíritu Santo obra en nosotros, da forma a nuestro corazón, nos comunica actitudes internas que se traducen en comportamientos de acuerdo con el Evangelio. (Papa Francesco. Ángelus 22.06.14)  

Veneremos, pues, inclinados tan grande Sacramento; y la antigua figura ceda el puesto al nuevo rito; la fe supla la incapacidad de los sentidos. Al Padre y al Hijo sean dadas alabanza y júbilo, salud, honor, poder y bendición; una gloria igual sea dada al que del uno y del otro procede. Amén. (El “Tantum Ergo” es un Himno liturgico cantado durante la adoración del Santissimo Sacramento)

Corpus Christi (“Cuerpo de Cristo”) o Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo,  es una fiesta de la Iglesia catolica destinada a celebrar la Eucaristia . Su principal finalidad es proclamar y aumentar la fe de los católicos en la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento.

El corazón de nuestra religión católica es la Eucaristía:

La Eucaristía es “fuente y culmen de toda la vida cristiana” (LG 11). (….)  La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua” (PO 5).

Es un Misterio. Pero nuestra Fe nos dice que la Eucaristía es:

EL BANQUETE SAGRADO que Jesús tomó con sus amigos el Jueves Santo: dio de comer su Cuerpo y su Sangre.

EL ACTO DE AMOR APASIONADO del Viernes Santo: Jesús muere sobre una Cruz por Amor para nosotros.

No hay un amor más grande que el dar la vida por los amigos”.(Juan 15:13)

LA CERTEZA que Jesús es resucitado el día de Pascua.

Así como somos el Cuerpo de Jesús que Él, es la cabeza, ya estamos  en la Luz y resucitados con Él.

UNA EXIGENCIA que hay que vivir como Jesús y con Él en ” la miseria del mundo “.

Es en la Adoración Eucarística que este Misterio se revela

Sigue leyendo