Archivo anual: 2014

El Espíritu Santo, es la PAZ en persona

Esta paz se recibe con el Bautismo y con la Confirmación, pero sobre todo se recibe como un niño recibe un regalo – sin condiciones, con el corazón abierto, enfatizó luego el Papa, poniendo de relieve que hay que custodiar al Espíritu Santo, sin enjaularlo, pidiéndole ayuda a este ‘gran regalo’ de Dios:«Si ustedes tienen esta paz del Espíritu, si tienen al Espíritu dentro de ustedes y tienen conciencia de esto, que no se turbe el corazón de ustedes ¡Estén seguros!

La oración del Papa Francisco en el encuentro por la paz entre Israel y Palestina

 

Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica. Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas… Pero nuestros esfuerzos han sido en vano.

Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: «¡Nunca más la guerra»; «con la guerra, todo queda destruido». Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz.

Señor, Dios de Abraham y los Profetas, Dios amor que nos has creado y nos llamas a vivir como hermanos, danos la fuerza para ser cada día artesanos de la paz; danos la capacidad de mirar con benevolencia a todos los hermanos que encontramos en nuestro camino.

Haznos disponibles para escuchar el clamor de nuestros ciudadanos que nos piden transformar nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros temores en confianza y nuestras tensiones en perdón. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para tomar con paciente perseverancia opciones de diálogo y reconciliación, para que finalmente triunfe la paz.

Y que sean desterradas del corazón de todo hombre estas palabras: división, odio, guerra. Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre «hermano», y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam. Amén.

 

El ángelus recitado tres veces por el día nos recuerda la realidad y la eficacia siempre actual del misterio de la Encarnación y de la Redención que restaura toda cosa y el “Ave María” prolonga hasta finales de los tiempos el eco libertador del mensaje del ángel.

La Virgen Inmaculada intercede por nosotros en el Cielo como una buena madre que cuida de sus hijos. Que María nos enseñe con su vida qué significa ser discípulo misionero. Cada vez que rezamos el Angelus, recordamos el evento que ha cambiado para siempre la historia de los hombres. Cuando el ángel Gabriel anunció a María que iba a ser la Madre de Jesús, del Salvador, ella, aun sin comprender del todo el significado de aquella llamada, se fió de Dios y respondió: «Aquí la esclava del Señor, que se haga en mí según tu palabra» (Lc 1,38). Pero, ¿qué hizo inmediatamente después? Después de recibir la gracia de ser la Madre del Verbo encarnado, no se quedó con aquel regalo; se sintió responsable, y marchó, salió de su casa y se fue rápidamente a ayudar a su pariente Isabel, que tenía necesidad de ayuda (cf. Lc 1,38-39); realizó un gesto de amor, de caridad y de servicio concreto, llevando a Jesús en su seno. Y este gesto lo hizo diligentemente.Queridos amigos, éste es nuestro modelo. La que ha recibido el don más precioso de parte de Dios, como primer gesto de respuesta se pone en camino para servir y llevar a Jesús. Pidamos a la Virgen que nos ayude también a nosotros a llevar la alegría de Cristo a nuestros familiares, compañeros, amigos, a todos. No tengan nunca miedo de ser generosos con Cristo. ¡Vale la pena! Salgan y vayan con valentía y generosidad, para que todos los hombres y mujeres encuentren al Señor.  Papa Francesco 28.07.2013 Copacabana

REZO DEL ÁNGELUS

Sigue leyendo

… (pero) a este glorioso santo tengo experiencia de que socorre en todas, y quiere el Señor darnos a entender, que así como le estuvo sometido en la tierra, pues como tenía nombre de padre, siendo custodio, le podía mandar, así en el cielo hace cuanto le pide. (…) Creo que ya hace algunos años que el día de su fiesta le pido una cosa y siempre la veo cumplida (V 6, 7). SAN JOSÉ POR SANTA TERESA DE JESÚS

Como todo buen papá, San José, adorabas Jesús-párvulo - en sus brazos.

Ayúdanos a entrar en el Espíritu de Adoración verdadera de Jesús en la Eucaristía.

Qué nuestro servicio jamás quede puramente material sino también y sobre todo

Un servicio de oración y de ofrenda, humildes y fieles cada día .

 ¡ Carta abierta del P.A.S a San José según uno de sus miembros, en nombre de todos!

Querido San José,

Te agradecemos por todas las gracias recibidas en el año pasado cuando las dificultades económicas marcaron la vida de muchos.

Seguros de la fuerza de tu intercesión y de la de Mamá María nos retornamos hacia tí con una confianza profunda.

Gracias St José para todos los encuentros que no podríamos enumerar aquí a riesgo de olvidar algunos  y que nos permitieron desarrollar nuestra actividad de modo maravilloso, siempre seguros sobre la Providencia inagotable de nuestro Padre del Cielo.

En el curso de este nuevo año, te suplicamos ayudarnos a cernir bien y dirigir nuestras actividades con el fin de que permanezcan un soporte verdadero, eficaz y estable para las “chicas Mal Amadas” de la calle en todos los países dónde las Hermanas Adoratrices se ocupan de ellas.

Qué en China, los leprosos sean bien cuidadosen el espíritu del trabajo de los Hermanos Jaccard: la ayuda a los más pobres entre los pobres para dejarlos nuevamente de pie.

Por anticipado te agradecemos por todas las gracias que nos obtendrás para continuar siguiendo los pasos de los Hermanos Jaccard sobre su camino largo de servicio y de amor. En tu amor de Padre, anticipa para nosotros las gracias materiales y espirituales las que necesitaremos e intercede por nosotros con tu hijo adoptivo, Jesús, nuestro hermano,  de Corazón infinitamente misericodioso.

¡ San José, bendícenos!

Amén

San José,

Educador de Jesús al lado de la Virgen Maria,

continúa tu obra de formación para nosotros.


Tú, el carpintero de Nazaret,

Ayúdanos a negar la avaricia, la envidia y la holgazanería

Para permanecer en la justicia y la pobreza.

Tú, el emigrante hacia Egipto en medio de las lágrimas,

Ayúdanos a alejar el orgullo y la cólera

Para preferir la misericordia y la paz

A pesar de las persecuciones.

Sigue leyendo

¡ El Padre Pierre dejó el hospital donde ha sido operado en Lyon de un puente de safena hace quince días y va a las mil maravillas!

¡ Está ahora en “reeducación” (cardiaca!) en un centro especializado durante dos a tres semanas.

¡ Se encuentra muy bien allí y admira el trabajo y la sonrisa de todos los enfermeros qué lo rodean!

Saluda calurosamente a todos los amigos que se inquietan o se inquietaron a su sujeto y agradece a los que siguieron sus noticias y rezaron por su salud.

¡ De todo corazón les repite ” Gracias! ¡ Muchas Gracias “!