San José,

Educador de Jesús al lado de la Virgen Maria,

continúa tu obra de formación para nosotros.


Tú, el carpintero de Nazaret,

Ayúdanos a negar la avaricia, la envidia y la holgazanería

Para permanecer en la justicia y la pobreza.

Tú, el emigrante hacia Egipto en medio de las lágrimas,

Ayúdanos a alejar el orgullo y la cólera

Para preferir la misericordia y la paz

A pesar de las persecuciones.

Tú, el Esposo de la Virgen Maria,

Sostiénenos en el combate contra la lujuria

Y el consumo goloso

Para conocer la dulzura y la pureza del corazón

San José, sed nuestro consejero al lado de la Virgen María.


Formados por tu paternal vigilancia,


Lejos del emprisionamiento del pecado,


Beberemos por las fuentes de la gracia divina,


Recibiremos el Pan de Vida, 


Comulgaremos a Jesús, el Salvador.

Gracias a ti, San José por ser nuestro acompañante cada día.


Gracias a ti, san José
por ser próximo en el momento de la muerte.


Gracias a ti San José
Que encontraremos en la alegría eterna.
Amen. (Mgr JM JOUHAM)